Escuela Vocacional Máximo Gómez Báez

“La amistad es un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas.”
-Aristóteles
You are here: Inicio arrow Historias arrow Historias y relatos 
  • Decrease font size
  • Default font size
  • Increase font size
ALL |0-9 |A |B |C |D |E |F |G |H |I |J |K |L |M |N |O |P |Q |R |S |T |U |V |W |X |Y |Z

Historias y relatos Historias Historias y relatos

De los 80 PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Sergio Torres   
viernes, 26 de junio de 2009

SEGUNDA HISTORIAImage

Para aquellos no tan viejos y para que los viejos rememoren

La ESVOC Máximo Gomez Báez, como decimos ahora era un tronco de escuela en sus primeros años de vida, los talleres de Educación Laboral, estaban equipados con tornos de carpintería, sierras sin fin, sierras de mesa, y toda clase de herramientas en el pañol, enseñaban desde carpintería hasta mecánica básica, y para eso hasta un camión cuña que funcionaba perfectamente pero su función era puramente pedagógica,  la marca era Autocar, como este pero de color verde:

Image 

Si, ya se,  soy un dinosaurio, otros que entraron o inauguraron la escuela pueden dar fe de lo que digo. Los laboratorios de Química, Física o Biología eran “top of the line” con sus fregaderos, tomas de gas licuado y electricidad en cada mesa, no se si eso existe todavía pero aquí en el primer mundo lo he visto solo en películas, (entiendo que puedo estar equivocado) y las escuela que lo tienen deben ser bastante caras.

Para enseñar Astronomía existía un telescopio en un laboratorio del preuniversitario, el laboratorio estaba ubicado en el tercer o cuarto piso, inmediato al oeste de la dirección general y el CDIP, sin embargo su uso se limitaba a mirar huecos al primer bloque del albergue de las hembras inmediato al norte de este, o se dice que para chequear el menú del Policentro que en aquella época proveía toda clase de alimentos, desde Yogurt, hasta pollos fritos. Este artefacto,  siempre que tuve posibilidad de acceder al pequeño recinto detrás de los laboratorios, descanso pegado a las pequeñas ventanas de balancín enfocando justo al frente el nido de cuatro pisos de las afroditas. Uno de los profesores entrenados en sintonizar el Telescopio y quien nos revelo el secreto era o es de apellido Cantero, muy buena persona, pero nunca nos dejo ver la “película”. La escuela contaba o cuenta con un museo de ciencias, inmediato encima de la dirección general y en la plaza del segundo piso donde a posteriori se dieron las mejores bailables que puedo recordar. El museo era digno de visitar un solo día al año por lo limitada de la exposición y el olor que destilaba a formol. Al lado estaba un centro de cálculos con una supuesta computadora soviética que por el tamaño y los bombillitos titilando llamaba enormemente la atención, la maquina era operada por un sistema de tarjetas perforadas que nunca tuve la mas p… idea que clase de información se podría procesar con aquello aunque me imagino que no tendría mas capacidad de memoria que un beeper o localizador.

 Las instalaciones deportivas eran de primera, y me dio mucho dolor, después que me metí en esto de los voc ausentes, ver fotos del gimnasio totalmente destruido.  Ese gimnasio era el mejor de entre varios en la provincia, daba gusto ver y andar sobre el tabloncillo barnizado y marcado para jugar baloncesto y vóleibol;  en los laterales camerinos a todo dar, tenia también un espacio para practicar levantamiento de pesas con todos los equipos y el fondo  la pared norte cubierta de espejos para deportes de danza. En la parte superior un colchón de Judo, del cual salieron figuras de renombre nacional y otro para la práctica de esgrima.

Si nos vamos a la cocina, (y les cuento que tuve la posibilidad de entrar a todos los recintos de la escuela en seis años aun cuando varios de ellos eran extremadamente bien preservados al acceso…después les digo porque y cuales) estaba equipada con lo ultimo en tecnología culinaria, allí trabaje recuperándome de una operación de la rodilla derecha y el Dr. no me dejaba ir ni a Sabanilla o al Hidropónico, me desempeñe como ayudante de cocina y pude ver todas aquellas calderas de acero inoxidable que funcionaban con vapor de agua proveniente de un sofisticado y poderoso sistema de calderas con capacidad para proveer de agua caliente a toda la escuela, pero… el comandante en jefe, en el día de la inauguración cuestiono que “que cosa era aquello de agua caliente cuando ellos se bañaban en la sierra con agua fría” y eso fue todo….sino pregúntense el porque de aquellos tubos forrados de yeso en los entre duchas (muchos lo saben pero increíblemente otros no). Volviendo a la cocina pude también entrar al cuarto de neveras y ver donde estaba mi cuota de carne de la libreta y la de mis compañeros, en aquel entonces cuando entrabas a la vocacional  se te retiraba la cuota de carne de la OFICODA y la asignaban a la escuela, eso era oficial; allí estaba en forma de gruesos cilindros de mortadela, piernas de jamón, bandas de res y cerdos, decenas de cajas de pescado, pollo, huevos, mantequilla, manteca, que excepto por el pescado y la mantequilla  nunca formaron parte del menú, si fui testigo de ver como todo aquello se iba en las javitas de los tíos y las tías que trabajaban en la cocina y que compraban mi silencio con una “dieta especial” aunque nunca me dejaron compartir ni sacar nada de allí. Ya caída la tarde ellos eran recogidos por el transporte de los trabajadores por la parte de atrás de la cocina, y unos mas disimulados que otros  se llevaban lo que podían.

El pan que se consumía en el desayuno, y esto es a manera anecdótica, se traía de la planta Panificadora localizada en la circunvalación sur, en un pequeño camión  EBRO de color rojo. El pan se transportaba en unas jaulas enormes con ruedas  y a pesar de venir en la cama abierta del camión y en la madrugada, aun llegaba caliente; cuando arrecio (aunque nunca estuvo escaso) el hambre y ya sin mi dieta especial, forme parte de algo así como una banda de asalto al pan, el modo de operar es como sigue: calculamos la hora de entrada del camión, siempre mas o menos a las 4:30 am, cuando paso la garita, uno de nosotros se aposto en la carretera simulando buscar algo en el suelo, el camión por supuesto aminoro la marcha y el chofer lo confronto, nuestro amigo le respondió que había perdido un anillo y justo se había dado cuenta en la madrugada, que por favor esperara para que la luz del camión le ayudara a encontrarlo, esto permitió que otro trepara disimuladamente por detrás a la cama del camión; ya arriba, este intrépido ninja comenzaba a lanzar panes durante una  parte del camino hasta contar mas o menos 15 o 20 panes que dos mas de nosotros junto al “tonto del anillo” (como después el mismo chofer lo bautizara), recogíamos;  luego el ninja se desmontaba en la curva antes de entrar por la parte de atrás de la cocina ya de vuelta  al albergue el ninja estaba allí. Esos panes en forma de pepino gigante con una textura cuadriculada por debajo, eran deliciosos, mas cuando teníamos mantequilla que se derretía dentro, por supuesto lo compartíamos con los que alcanzaban y podíamos dormir la mañana sin estar obligados al desayuno.

Ese ejercicio lo hicimos dos veces mas, la tercera vez nos salió el tiro por la culata pues coincidió el chofer del primer robo y esta vez se bajo del camión y le dice al “tonto”…..Tu no me digas que llevas una semana buscando tu anillo… a mi no me coges de comemierda tu te estas fugando!!!!! Ahí fue cuando mi socio se mando a correr y nosotros detrás pero se nos olvido al ninja que lanzo los panes aun sin nadie para recogerlos. Regresamos por los panes para darnos cuenta que aquel chofer había dado parte a los profesores de guardia y estos habían descubierto las huellas del delito.  Meses después aquel chofer apodado Papito resulto ser una gente de buen corazón y fortuitamente reconoció al “tonto”  mientras jugábamos baloncesto en las canchas ubicadas al lado del hospital adyacente al camino del hidropónico (si, si, allí habían tres canchas de baloncesto y bastante nuevas por el desuso) pero no hubo consecuencias sino que más bien se compadeció al saber las peripecias que teníamos que hacer para mitigar la hambruna. Para un final feliz el “tonto” y “papito” resultaron ser del mismo pueblo, Florida, y confraternizaron así seguimos comiendo pan  ya sin hazañas ni glorias. En esta foto cortesía de Eudys, también de mi curso, están tres del “El team del Pan” aunque me niego a señalarlos para respetar su privacidad…….

Image

De izquierda a derecha: Vady Rosel, Huberto Molina (El Totel), Alberto Navarro (El Narro) Antonio Bourne Oquendo (ñico), Hugo Oliva, NMA*; Abajo: Manuel León de la Plaza (El Chopo), Oscarito (Albaisa), NMA.

*No Me Acuerdo

Si estas registrado podras ver mas fotos de estudiantes de los 80 en los perfiles de:

Eudys  ,  Geovel

o en la galería fotografica  Geovel Orozco Diaz


Views: 6941

Comentarios (4)
1. Escrito por Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla el 28-06-2009 04:15 - Registered
 
 
Muy bueno
Es cierto todo lo que dices con respecto al equipamiento de la escuela, era así como lo describes. 
En cuanto a las anécdotas, las he disfrutado mucho pues cada uno vivimos momentos parecidos. 
Continúa escribiendo
 
2. Escrito por Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla el 30-06-2009 17:20 - Registered
 
 
Realidad y Nostalgia
Tantas cosas buenas tuvimos en esos años, que hoy siendo mas maduros sentimos nostalgia cuando leemos notas como esta sobre nuestra ESVOC. 
De los muchachos de la foto solo recuerdo a Bourne, el es de Florida.
 
3. Escrito por Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla el 01-07-2009 17:17 - Registered
 
 
Gracias
Si ves las fotos que publico Eudys bajo su perfil vas a ver varios de tu grupo como Tirso Laureiro que estudio con nostros en el Pediatrico de Camaguey.....tremendo tipo, tremendo amigo. 
 
4. Escrito por Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla el 27-05-2010 18:39 - Registered
 
 
gamuzina ven, ven
Corrían los 80. Estudiaba con nosotros Héctor ¿Sánchez?, de Morón, pepillo, pícaro, bonito, conocido y reconocido. Alguien le dijo que fuera al Hidropónico de madrugada, metiera la cabeza dentro de un tanque, diera palos duros al tanque y gritara:"Gamuzina, ven, ven" y acto seguido se aparecerían muchas aves. Increíble, lo hizo, y por supuesto jamás aparecieron las aves. De regreso a la escuela, dije que de madrugada, lo esperaban todos los valcones llenos de alumnos gritando: "Héctor, gamuzina, ven, ven" Se retificó su popularidad pero con risas.
 

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios.
Por favor, vaya a login, o regístrese.

Powered by AkoComment Tweaked Special Edition v.1.4.6
AkoComment © Copyright 2004 by Arthur Konze - www.mamboportal.com
All right reserved

Modificado el ( miércoles, 01 de julio de 2009 )
 
< Anterior   Siguiente >

Counter de visitantes

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy52
mod_vvisit_counterAyer327
mod_vvisit_counterEsta semana1929
mod_vvisit_counterEste mes52
mod_vvisit_counterTodos511224

Total Users

504 Registrado
0 Hoy
1 Esta semana
34 Este mes
Último: y070268

Cumpleaños

2d - Luis M (25y)
2d - Luisfer (27y)
3d - Miryam_Perez (18y)
3d - ccortada (44y)
4d - Eliescorpion (29y)

¿Quién está en línea?

No hay usuarios conectados

La hora